23/9/08

Cuando la histeria se viste de mujer

Cuando sos mamá de uno, dos, tres o el número que sea de seres masculinos implica un nivel importante de histeria maternal... pero cuando hablamos de herederas, el nivel de histeria aumenta al grado de hacer salir el mercurio del termómetro.

Porque para una, que nació con la femeneidad puesta es fácil ser hija mujer pero hay que ponerse en la piel de las madres histéricas que padecen niñas. Porque entre niños y niñas hay diferencias, además de las físicas conocidas claro está.

La madre histérica masculina se crispa los nervios porque el señorito le apunta al cambiar el pañal, porque el sweet baby cree que puede transformar su casa en el lejano oeste, porque admira a los bomberos y anda trepando a cualquier árbol para salvar gatitos imaginarios... pero las madres histéricas femeninas lidian con cuestiones más delicadas y profundas, esas que calan en lo más hondo desde los primeros días de la hermosa infancia.

Como para mi esas experiencias son como un universo desconocido, transcribo aquí hermosos pasajes de la vida cotidiana de una amiga, compañera de histeria maternal... la suya fémina:


Episodio 1


Viernes, alrededor de las 17hs, llegando a una esquina para cruzar la calle, salida del jardín de infantes, previa pasada por el kiosco y esperando que el colectivo (que venía a media cuadra de distancia aún) terminase de pasar por delante de sus narices. La niña de 4 añitos suelta muy fresca:

-"Mami, Tommy (sí, ese compañerito por el que suspira y comienza a transitar ese largo y complejo recorrido de frustraciones y alegrías, de lágrimas y sonrisas llamado amor)... decía: "Mami, Tommy no quiere venir a dormir a casa". AAAAAAAAAAHHHHHHHHHH, 4 años... cerebro de madre: respondé, respondé a eso, rápido... la otra mitad del cerebro: tirate abajo del colectivo, vamos estás a tiempo.

Respuesta de madre: "No, a tu edad los nenes no quieren ir a dormir a casa de las nenas, pero cuando son más grandes sí, no te preocupes".... no sea cosa que ese infeliz de "Tommy" frustre a al criaturita de pequeñita.


Episodio 2


Jueves, noche, televisión prendida en un canal infantil de esos que pasan 25 horas diarias de dibujitos, con propagandas de artículos de consumo infantil (sí jueguetes) y otro tanto de productos para ese target que el marketing define algo así como "madre que empieza a ver en su cuerpo los efectos del paso de los años". Obviamente, frente a una propaganda que clasifica en las del último tipo la criaturita (de 4 años recordemos el detalle) comenta:

-"Mami, ¿vos te vas a comprar esa crema para no arrugarte?... (imaginense la cara de la madre y una respuesta gruñido initeligible)... ¿Y me vas a prestar la crema mami? porque mirá yo ya me estoy empezando a arrugar (estirandose la piel del rostro cual si debiera hacerse un estiramiento urgente).


Episodio 3


Domingo, nochecita, hora del baño del sweet ¿sweet? baby. La pequeña demonia, tal sería la definición de Homero Simpson, hablando de su futura hermana (que por cierto no está ni siquiera por asomo en los planes de sus histéricos progenitores, pero que debido al nacimiento de un primito se ha convertido en un reclamo que si lo vieran los sindicalistas se darían cuenta que el 17 de octubre del 45 fue un poroto a comparación): "... pero mami, yo te veo cada día más gorda, eso quiere decir que está por nacer mi hermanita".

Madre: "NO NENA, eso quiere decir que mami está comiendo mucho"...

Definitivamente, debería haber escapado cuando aun estaba a tiempo. ¿no?

8 comentarios:

Alejandra dijo...

jajajajaja, muy cierto!!! La mía tiene dos y medio, me queda un tiempito para irme. jajajajja

Flor dijo...

Alejandra: huye mientras puedas. Considero que uno no aprende de las experiencias ajenas, pero sé lo que te digo. A los 12 de la mía yo renuncio.

Juliusss dijo...

Creo que necesitaría ser mujer para opinar... pero en mi caso concreto, tengo una relación maravillosa con mi hija de 17 años.

Maguita dijo...

Hola señora madre! Qué bueno está tu blog! Gracias por visitarme y hacérmelo conocer... no sé por qué... pero me siento muuuuuuuuuy identificada, jaja.
Un beso!

Cynthia dijo...

Ay Dios! por favor que me salga varon...aunque cuando sea vieja en vez de cuidarme va a contratar a una señora para que me cuide...
Al final, varon o mujer, siempre te terminan jodiendo la vida!
Esa era la vision de mi madre, que en paz descanse. Hasta el ultimo dia de su vida me lo recordo.
como para que tenga ganas de tener familia, viste?

Leo dijo...

jajajajaj jejejejejej
muy bueno el post, soy de los que opino que ser mujer no tiene muchas ventajas comparativas, jejejej
;-D))
Saludos che.

Capullito de Alelí dijo...

Jajajajaja...

Pues eso.


Alelí.

lununa dijo...

Mi hija me dice que soy una sosa y que no me se vestir. Y que no adelgace porque ella está acostumbrada a verme gorda y no sabe que le voy a parecer. Y que la madre de una compañera tuvo un aborto a los 13 años, como la cosa mas normal del mundo...
Y tiene nada mas que 9 años!