7/10/08

La ayuda no ayuda

Cuando chino loco era un sweet baby recién nacido me encontré en una situación bastante particular.

Mi modelo a seguir histérico, o sea mi madre, había llegado a la tierra del nopal dispuesta a quedarse 6 meses ofreciéndose como ayuda a la parturienta que había decidido no darse de baja de la facultad, porque hija de tigresa pintita, podía con todo!!!

Demás esta decir que la ayuda como tal nunca llegó. El aporte de mi madre se observaba en el nivel de stress elevado que me provocaba su siempre insatisfecha presencia. La veía limpiar obsesivamente espacios que yo había limpiado 5 minutos antes, poner en un nuevo lugar cualquier objeto que estorbara a su concepción estética, si es que no terminaba en la basura. La veía ignorar al primogénito cuando llegaba a contarle algo, aduciendo que no le entendía. Entonces al no prestarle atención de alguna manera "forzaba" al niño a que hablara mejor.

El hecho es que un día se levantó con el pie equivocado y terminó haciendo escena digna de culebrón mexicano, cuando haciendo mi mayor esfuerzo diplomático, le pedí que dejara de limpiar todo el día porque me ponía histérica!.

La respuesta a esa solicitud se hizo medio sentir en el momento en que le dí aviso, entre respiración y respiración, que me iba al hospital y que necesitaba mimara y contuviera al primogénito durante mi ausencia. Ella dijo:

Mi madre:
"a ver nena, acá vamos a definir qué tiene que hacer cada quien, yo vine a ayudarte pero como esta visto que no puedo no sé por qué me pedís que me encargue de mi nieto"

Madrehistérica en medio de contracción:
mira , lo que menos necesito ahora es que me empecés a pelear
Mi madre:
Yo no te estoy peleando, pero no sé para qué me pedís que haga semejante viaje si no te puedo ayudar en nada...
Evidentemente la dejé discutiendo con la pared y me fuí a parir a Chino loco. La mera mera consecuencia se evidenció cuando a mi regreso del hospital me comunicó que dado que yo no quería su ayuda y su presencia me alteraba, ella había decidió cambiar el vuelo y regresar a Buenos Aires 5 meses antes de lo previsto.
Azotó la puerta y se fue. Dejándome con el primogénito de 3 años, el recién nacido y los puntos de la cesaría.

8 comentarios:

Leo dijo...

Una vez un amigo al que ofrecí mi ayuda, me dijo: - Mirá Negro! yo necesito que me ayuden, pero como yo necesito, no como vos querés!
El resultado, nos distanciamos un poco y luego comprendí, demás está decir que seguimos siendo los mejores como hace 30 años.
Lo que quiero decir, es que la ayuda entre seres humanos, tiene mucha carga subjetiva entre lo que se da y lo que se recibe, entre lo que se puede dar y lo que se quiere recibir. Además pienso y estoy convencido de que si le pedimos ayuda a un bruto para acomodar una cristalería, el resultado puede ser un desastre. Es por eso que a veces, la misma persona no puede ayudarnos en todos nuestros problemas, pues tienen soluciones que son incompatibles.
Pero, creo también, pues es mi caso, que los padres de nuestra generación tienen conflictos muy grandes.
Abrazo grande, ya me preguntaba que pasaba que no aparecías. ;-D

Ana dijo...

Vos y yo no seremos hermanas?! Tengo una madre parecidísima...

Morena ( y cordobesa) dijo...

Pufff...es muy normal de las madres eso de ayudarnos pero " a su manera" y ofenderse si no nos parece la indicada. Mi vieja no llegaría a tanto, pero ha tenido arranques parecidos!

Alejandra dijo...

A veces no entiendo la naturaleza humana, ¿cómo podemos seguir queriendo a personas que sólo nos traen problemas? Hay situaciones, que no logro comprender, sobre todo cuando uno se vuelve madre.A un hijo uno lo quiere AYUDAR!!, mas si ya uno pasó por un parto y sabe lo que es. ¿es que tan mal las trataron a nuestras madres que se tienen que desquitar con nosotras?
Un día, al poquito tiempo que nació mi primer hijo, llamé a mi madre, porque yo tenía una fiebre que no podía sostener al bebé, realmente me sentía muy mal. Le pedí si podía venir un rato a darme una mano, su respuesta fue una serie de excusas y no vino. Sin embargo, si a mi hermano le duele la cabeza, corre a ver en que puede ayudarlo. Muchas veces me he sentido castigada por mi propia madre, por ser mujer e independiente.

Juliusss dijo...

Coincido con el comentario de Leo, creo que nosotros prestamos "nuestra ayuda" a "nuestra manera" en la misma proporción que recibimos "ayuda que no ayuda".

Se te extrañó.

madre histérica dijo...

Leo: las ayudas pueden no siempre ser lo que se espera pero de ahí a que confundan ayuda con "hagamos todo lo posible para joderte" es muy distinto.
Mi madre tiene ufff infinidad de problemas!!! ja

Ana!!! Hermana mia, porque te juiste y me dejaste sola con semejante madre!!!!

morena (y cordobesa): y yo que pensaba que la mia era la única!

Alejandra!! hola!!!!! suerte con la cita en la emabajada!!!
Yo tampoco entiendo, no le encuentro la lógica ni tampoco entiendo el sentimiento.

Juliuss!!! aii será así?

Oigan ando en medio de una mudanza. Asi que estoy entre cajas y tirando cosas que llevan 10 años acumuladas. Sepan disculpar si me cuelgo un poco y no escribo tan seguido.

ahh. y gracias a todos por pasar por acá!!!

lununa dijo...

Bueno, a mi me hizo lo mismo mi ex marido...
De la mudanza, que feo encontrar cachos de la vida de uno por todas partes, mientras ordenas las cosas viejas!

JulieFernn dijo...

Apa. Y yo que pensaba que la mia era la única.

A mi me pasó algo muy parecido. Mi vieja armó un escandalo a los 5 días de yo haber parido a mi segunda hija y con la mayor de 2 años.
Eso si, el escandalo con gritos y tortazos, lo armó con mi marido.

Qué lindas. Podrían armar un gremio, no?

Me encanta tu blog. Suena a frase hecha, pero es la purita verdad che... jejeje.

Besos.