7/11/08

El odio

En estos 7 años de maternidad mi paciencia se ha ido reduciendo. Porque eso de que con los hijos una se vuelve una fuente inagotable de paciencia y serenidad, no es verdad. Pero he ganado algo, una capacidad que ha ido creciendo con el tiempo y que seguirá creciendo. Descubrí el odio.

Odio las cosas que vienen a darte vuelta el ritmo que tanto cuesta seguir. Porque la tos con flemas, la varicela, las anginas, todos esas enfermedades comunes que les tocan a los chicos te ponen como loca. Y peor aún cuando las medicinas se tardan semanas en hacer efecto.
Odio las caritas apagadas y los ojitos brillosos, odio los juguetes tirados por toda la casa, odio la fiebre que voltea a tus hijos y no pueden tirar los juguetes que odias ver tirados, pero que odias menos eso que la fiebre. Odio las medicinas que saben horribles.

Odio la pila de ropa sucia que nunca baja de tamaño, odio los platos para lavar, odio los gérmenes, odio los mocos secos en la nariz, los que cuelgan y los que se quedan en la manga de la ropa cuando se limpian. Odio las peleas para que desayunen, almuercen, cenen o se bañen. Odio el berrinche que hacen cuando no quieren salirse del baño. Odio las negociaciones interminables para que no se lleven todos sus juguetes cuando vas al super, odio el minuto previo a salir de paseo cuando se ensucian la ropa, odio el minuto posterior a salir de la casa cuando ahora sí quieren hacer pis, odio decir no cada cinco minutos a difrentes cosas: no te subas a la mesa, no corras en la calle, no saltes ahí, ahhh puros no. Es de las cosas más aburridas y desgastantes que he hecho en mi vida.
Odio cuando el perro cambia de pelo, odio no saber qué cocinar, odio los berrinches en público y las miradas reprobatorias de la gente que ve el berrinche.
Odio las tareas en viernes, odio los accidentes domésticos que te pegan un susto de madre mía pero odio más cuando los accidentes dejen ser sustos y se ponen peor.

Odio que los herederos se enojen y más odio cuando están tristes, odio a los que los lastiman.
y por sobre todo odio odiar.

15 comentarios:

pupolina dijo...

Te entiendo. Los hijos no vemos a la madre como un ser humano que se agota de tanto trabajo. La vemos como un electrodomèstico. La verdad que realmente te entiendo.

Los hijos se enferman, se lastiman, se pelean, se golpean... Pero crecen.


Y no sè que más decir porque estoy muy emocionada. Es la primera vez que soy pri.

Alejandra dijo...

Jajajajaja, te recontra entiendo, y odio una cosa mas, cuando para todo,todo, todo comienzan con un "maaaaa.....maaaaaa......maaaaaaaa"
No es facil ser madre, limpiadora, cocinera, lavandera y encima tener tiempo para una.
Lo bueno es que crecen, lo malo es que vienen con problemas mas grandes.
Saludos

madre histérica dijo...

Hay cómo las extrañe! Al fin tengo red en casa!!!!

Pupolina: Si crecen y entonces odiamos quedarnos sin odios jajaj
Bien por el Pri.

Ale!!!: Cómo les va? Tenés razón, eso de maaaa, maaaaaaa es terrible.

Leo dijo...

Y bue, paciencia y mucha tranquilidad y paz, si se puede.
No entiendo todavía por que tenemos mas de uno.
abrazo ;-D

Juan dijo...

Bueniiiiisimo post, si digo algo mas no cabe porque todo esta dicho.

me encanto

pupolina dijo...

El día que yo sea madre creo que me vana meter presa por golpear a un niñito que intente lastimar a mi cachito de alegría. ¡YO NO PODRÍA PERMITIRLO!

Mi madre era así de protectora conmigo y mi hermano, y si algún nene/a nos quería hacer algo ella se ponía a pelear como si tuviera 50 cm de estatura :p

una vez llegué tarde a clases y no había bancos, sólo uno, cuando me quise sentar una compañera no quiso dejarme, me dijo que ella quería sentarse sola.

Entónces mi mamá, que estaba viendo la escena, vino y le dijo ¿Y POR QUÉ CAROLINA NO SE PUEDE SENTAR EN EL BANCO? CAROLINA SE VA A SENTAR EN EL BANCO Y TE VA A GUSTAR, CHIRUZITA DE CUARTA.

Qué recuerdos y qué vergüenza XD

Grande Maaaa!

¿Vieron que de vez en cuando suena bueno el maaa?

Marina dijo...

Como me sentí identificada con este post!!!!!!!.
Odio que se enfermen, la fiebre, los ojitos brillosos, ODIO gritar todo el día, y mil cosas mas que escribiste!!, evidentemente nos pasa a todas!!.
Pero COMO los amo, mi vida sin ellos no es nada, creo que a todas nos pasa también!.
Besoteeee!!!!.

pupolina dijo...

Hola madre. Hoy ando promocionando muy blogsito. El post que hice es sobre curiosidades comunes. Si alguien está interesado se puede dar una vueltita por ahí. Saludos a la todos.

Morena dijo...

Me sumo a la lista.
Lo mas odioso es la mirada de los de afuera cuando el chico berrinchea. Ni hablar si se les ocurre opinar en voz alta, ahi sale puteada.

Besos, me quedo leyendo.

LR dijo...

Buenas? Se puede?
Me anoto!! en todos!!

c. dijo...

pareciera que lo escribi yo! asi tal cual, con todo punto y coma te lo compro igualito!

Morena ( y cordobesa) dijo...

Hoy te salió la histérica enserio. Yo que no tengo hijos, pero si un hijastro, me siento identificada con la mayoría de tus ODIOS.
Odio sobre todo, cuando cada 2 minutos le tengo que decir NO a algo porque se le acurre mandarse TODAS juntas...
besos!

madre histérica dijo...

Leo: paciencia? dónde se compra eso?

Juan: gracias.

Pupolina: Qué grande tu mami! Y usté publicite sin pena nena.

Morena: uuhh si. cuando los de afuera se meten es lo peor.

Ir: Bienvenida, claro que se puede. Pasé nomás sientase como en casa.

C: tanto tiempo! Gracias.

Morena y Cordobesa: tanto tiempo! ja, tengo mis días jajaja

nadasepierde dijo...

HOla! primera vez que llego a tu blog... me encantó.
Hoy, con mis hijos grandes, odio, con un odio atroz, cuando los veo tristes, y temo, por sobre todas las cosas, que los lastimen, aún sabiendo que uno no puede hacer nada para evitarlo.
saludos!
ana

jade dijo...

"odio decir no cada cinco minutos a difrentes cosas: no te subas a la mesa, no corras en la calle, no saltes ahí, ahhh puros no. Es de las cosas más aburridas y desgastantes que he hecho en mi vida"

y no sabes en qué nivel de comprensión e identificación me encuentro después de leer esto!!!!