30/1/14

Son vírgenes

Así nomás le dije a la chica del local de Uñas y más uñas cuando me preguntó que si quería de gel o de acrílico, de las que duran 21 días o las normales... y fue mucha información para mi. Hablamos, compañeras,  de una madre histérica que nunca le dio mucha importancia a estas cosas y ahora esta joven mujer esperaba que yo tomara una decisión basada en mi total ignorancia en el tema.

- Mirá estas uñas son vírgenes, las 10. Lo más que puedo decirte es que me las dejé crecer y ya estoy que en cualquier momento me las muerdo... me siento como gato con guantes. Así que vamos de a poquito por favor. Hay que venir los 21 días seguidos a pintarse las uñas???- dije preocupada.

Por suerte tuvo compasión de mi primera vez y de mis uñas. Las limó y las dejó parejitas, elegimos un color muy tranqui según ella, muy brillante según yo. Me hizo ponerlas en una cajita con luz negra (o es ultravioleta?) y les puso no sé que tantas capas y quedaron así.


Si, más simplonas imposible, pero es la primera vez!!!! Después de lavarme las manos mil veces, de lavar platos, vasos, sartenes, tallar el baño, jugar con ese largo de uñas que siento taaan raro, hoy no se ven así.

Cuando salí del localcito me quede pensando en lo que me llevó tener el tiempo para hacer esto. En parte porque tener las uñas largas nunca fue mi hit, y en parte porque darme el chance de tener ese tiempito para ir a un lugar y sentarme a que me pintaran las uñas sin culpas fue un proceso laarrgo. Y debo decir que llevaba semanas diciendo, ora sí me lanzo!
Las madres siempre andamos de un lado al otro, con un listado de cosas por hacer frente nuestro como si fuera la zanahoria que nomás no alcanzamos nunca. Algo siempre queda pendiente y por lo general son nuestras uñas o corte de pelo, salida al cine, café con las amigas, ----COMPLETE CON SU ACTIVIDAD Y/O NECESIDAD POSTERGADA FAVORITA-----. Somos un desastre.

Por ahí habría que aplicar eso de que para ayudar a otro hay que estar bien uno, pero uff eso no entra en el lenguaje materno. El instinto nos gana siempre y terminamos diciendo primero los niños ( y la pareja, y el trabajo, y la casa, y...). Se complica encontrar el balance y más para las primerizas. Andamos en el enamoramiento total de nuestros hijos y si llegan a salir a la esquina por el pan aunque sea les da la culpa terrible y se sienten las piores (sí, con i para que se oiga más culpable aún) madres desnaturalizadas del mundo mundial y del espacio sideral también, ya que andamos de exageradas.

De toda esta experiencia saqué unas conclusiones:
1. Por salud mental es "JUSTO Y NECESARIO" encontrar un tiempo para volver a ser una mujer además de madre. En especial las primerizas, es un must do.
2. Yo, que en mi vida me había preocupado por mi uñas, me encuentro a los 36 años descubriendo que está bueno mirarse las manos y verse las uñas bonitas.
3. Me animaré a las uñas de los 21 días?? qué opinan?

1 comentario:

Ann dijo...

Te entiendo tanto; en mis listas de cosas para hacer SIEMPRE fugura "uñas" y SIEMPRE queda sin tachar!
:(

Tengo amigas (con y sin hijos!) que se hicieron las de 21 años (creo que acá le dicen 'permanente de uñas'), y les quedaron buenísimas. Animate!

Besos