26/8/09

La búsqueda.

Estos días fueron densos. Será por la mala suerte que hemos tenido en años anteriores que el güero y yo nos pusimos a la defensiva.
Cada entrevista era algo que queríamos pasar rápido, sin ahondar en las pésimas experiencias, sin dar más información de la necesaria y lanzando preguntas que nos ayudarán a ver la verdadera actitud de la escuela detrás de todo el discurso open mind que te venden.

La terapeuta de los chicos, Martha, intentó ayudarnos dándonos una lista de escuelas donde algunos de sus pacientes van y por ende conoce a los directivos. Dijo de antemano "son escuelas muy snob" pero dada la urgencia (a dos semanas de comenzar las clases) entenderán que no ibamos a descartar nada de buenas a primeras.
En el papel, los datos de cuatros escuelas privadas gritaban status, competitividad, excelencia al grito de porristas con pompones en las manos. Y en dos de ellas se aclaraba entre corchetes, "realizar tomografía computada para evaluar daño neuronal", y más abajo se leía: " para en dado caso incorporarlos a la unidad de educación especial".

La hoja de Martha llegó directamente al tacho de basura de mi casa. La chica quiso ayudar pero evidentemente esto iba por un camino muy diferente del nuestro.

Es increible como algo tan simple como lo que tienen mis hijos lo conviertan en un gran problema.
De problemas de lenguaje a educación especial hay un largo trecho. Cómo es posible que a un chico super sociable, que participa en clase, que aporta ideas para trabajar haya que hacerle una tomografía y darle ritalín para que lo puedan aceptar en una escuela?! Algo anda muy mal cuando te piden drogar a un niño sin saber nada de él. Y lo preocupante es que hay padres que si están dispuestos a hacerlo.

Por donde vivo hay una abundancia de escuelas privadas y públicas. Muchas de las privadas son católicas y de esas algunas son de congregaciones donde muchos de sus representantes han sido relacionados con casos de abuso sexual a menores. Con el respeto que me merece la fe de cada quien no voy a meter a mis hijos ah; y otras muchas son del estilo: no eres nadie si no eres el mejor. De los chicos que salen diciendole loser al que tiene una realidad menos privilegiada. Y con el respeto que me merece esta gente, tampoco voy a meter a mi hijos ahí.

Asi que la búsqueda se reduce a escuelas constructivistas. Del tipo "Maestro no es el que simplemente enseña a los alumnos, sino el que sabe aprender de ellos"*. De esas no hay demasiadas y hay que irse con cuidado porque muchos se llenan la boca y luego son todo lo contrario. Ergo terminamos con dos escuelas. La Herminio Almendros (sorry, no tiene página) y el Colegio de Educación Integral.

Tuvismo entrevistas, y como dije antes, poco quisimos contar por donde estuvimos. Al primogenito le hicieron evaluaciones siempre aclarando que no debíamos preocuparnos por el nivel académico sino que era para saber en qué debían apoyarlo.
El mayor de los herederos los hizo a regañadientes. También imagínense lo que es tener 8 años y que vayas de escuela en escuela haciendo exámens de ingreso a ver si te quedas en alguna... no esta fácil ni grato el asunto.
Para sorpresa nuestra en las dos escuelas nos dijeron que si bien le faltaba algo su nivel no era tan malo y que sin ningún problema sería bien recibido en las dos escuelas.

Así que de no tener ninguna, nos encontramos en la disyuntiva de elegir entre dos... y eso sí que nos puso nerviosos. Porque lo que menos queremos es volver a equivocarnos.
Fue difícil decidirnos pero optamos por la que más estabilidad nos ofrecía y esa es la que tiene hasta el nivel de secundaria. Esperemos que el próximo cambio sea sólo cuando tengan que ingresar a la preparatoria.

Yo sigo cruzando los dedos, porque esto siempre es un albur, una moneda al aire. No podemos saber qué tipo de docente les tocará hasta que están ahí. El mayor de los herederos sale contento y con otra actitud totalmente diferente a la del año pasado. Al que le está costando un poco es al ex Chinos Locos...

Eso sí, a los santos no los desentierro hasta que terminen la universidad. A ver si me cumplen!

8 comentarios:

Anavril dijo...

Hay madre, yo te leo en tus travesias con tus niños con problemas de lenguaje y proyecto en la mia, que recien tiene 4, pero ya da muestras que necesita mínimo 6 meses de espera. No esta ni un poquito capacitada para empezar prescolar... y trato de no venirme abajo. Espero que estas escuelas SI que hagan lo que predican...Suerte y al tanto!!! pero una muy buena señal es el estado de ánimo de primogénito

malena dijo...

Anavril: tenés un mail donde pueda escribirte algunos consejillos???
jajajaj.
No te alteres antes de tiempo, ya irás sorteando obstáculos en su momento.

Leo dijo...

jajajaja muy bueno.
ahora buscar una escuela en mexico es toda una odisea
me gusta que piensen asi para buscarle una escuela a sus hijos.
saludos y suerte con esa nueva escuela.
bye '-D

Flor dijo...

Hola madre histérica... será que hoy estoy de mal humor, baires se derrite de calor en pleno invierno, estoy encerrada en la oficina y veo todo negro pero me ha surgido una gran pregunta ¿qué esperas para mandar a freir churros a la terapeuta esa? esperemos que los colegios sean lo que dicen y no sea solo un slogan. Animo y suerte... quiero irme a pasear al solcito :(

Ana dijo...

Ojalá esta vez tengan suerte, de corazón! Por ustedes y sobre todo por los chicos... debe ser agotador!

madre hay una sola dijo...

¿Leíste sobre las escuelas Waldorf? No sé si hay en México pero fijate, creo que algo así puede servirte. Ojalá solucionen esto, me pongo en tu lugar y la bronca, la angustia y la frustración deben ser apachurrantes.

Pupolina dijo...

Te deseo la mejor de las suertes en esta escuela.

Voy a estar cruzando los dedos por acá. Todos te tenemos muchsimo aprecio y estamos apoyando cada una de tus decisiones.

Para estas alturas tendrias que haber estallado y seguro acá en Buenos Aires se tendría que haber escuchado un "plop!" algo lejano, pero potente.

Lolita y El Profesor dijo...

¿Problemas en el lenguaje? ¿Qué es eso que justifique un terapeuta a tan tierna edad?
A los cuatro años el infrascripto hablaba con la "che" ("dechir", "cocher", et al), pero al mismo tiempo se leía el Rayo Rojo y el Hora Cero de corrido, y el Billiken me aburría, porque era demasiado pavote.
Pero, ¡bien por los niños! (que es lo que importa)

El Profesor