21/7/10

Diario de Campo 2

Día 2. Inicio de actividades: 7.30 am Destino: Playa  Actividad programada: estar tooodo el día en la playa.

Ameneció, vimos amanecer. Una hermosura. Los herederos durmieron como troncos bajo sus mosquiteros. Nosotros sentimos la vena del ojo palpitarnos con cada golpecito que dió en la noche el presunto insecto!. Imaginamos un escarabajo... esperamos que haya sido un escabarajo. :S
El mar se veía hermoso, medio nublado el cielo pero nada de que preocuparse. Las vástagos se enfundaron en sus trajes de baño, yo los unté de protector solar factor 70 y partimos.  Me pongo mi malla/ traje de baño. Sorpresa 1: casi me da un infarto!!! 

Bajamos las escaleras rumbo a la playa. Sorpresa 2: encontramos la palapas abiertas incluso a esas altas horas de la mañana. Nos instalamos y desayunamos de li cio so. Es la primera vez que el Olincho se encuentra frente a frente con el mar todo para él en un playa de arena dorada y negra. De a poco se va animando a que la espuma le vaya cubriendo los pies. Media hora mas tarde ya se confió y espera feliz las olas del mar. El primogénito no pierde un segundo y se sienta en la arena a esperar que el mar lo moje. Le brillan los ojos de felicidad.

El resto del día se sucede perfecto sin ningún tipo de problema hasta que, Sorpresa 3:  vemos al Olincho rojo camarón. Nos retachamos a la cabaña. Pasamos por una tienda y compramos para cenar unas tostadas. Respiramos hondo y subimos el cerro. Luego las escaleras sólo hasta la mitad. Paramos en ls pileta triangular. El agua divinamente calentita por efecto del sol. Sorpresa 4:  Vemos anochercer mientras los chicos nadan y los murciélagos nos revolotean.

De ahí directo a la ducha. Sorpresa 5: todos estamos más quemados de lo que imaginamos. El chorro de agua directo en la piel pasa de incómodo a doloroso. Nos ponemos 3 litros de crema post solar cada uno. El Olincho sigue como si nada. Uff que alivio decimos, pero sabemos que es cuestión de tiempo hasta que todo le empiece arder.

Preparamos cena sencilla. Sorpresa 6: bruto alacrán camina por la pared de la cocina. No pego grito porque me quedo paralizada. La luz atrae a los mosquitos y a los escarabajos voladores. Cenamos tranquis con el sonido del mar al fondo.

Hora: 10 pm. Los enanos se meten a sus camas y duermen. Olincho incia con sus molestias. Lo dormimos boca abajo con paños húmedos en la espalda. Cae rendido. Primogénito parece tener la piel mas curtida no sufre ningún tipo de quemadura.

Hora: 2 am. A mi vejiga se le ocurre desagotar. Agarro linterna, enfilo al baño. Levanto sábana. Me siento en la taza/inodoro y frente a mi, en el piso, Sorpresa 7:  veo una peluda bola negra del tamaño del puño mediano cerrado con ocho patas peludas. Dos patas están levantadas. Se me congela el chorro de pis!!!!!!!!!!
Le digo tratando de no gritar: si no te movés, yo no te piso. Salgo disparada a la cabaña. No pego el ojo el resto de la noche.
Quién sabe porqué razón una sucesión de pensamientos e imágnes de tarántulas y escorpiones trepando por el mosquitero y encontrando huecos entre las sábanas me saturan la mente.
Sorpresa 8: Soy más cagona de lo que me imaginaba. Qué lo pario!

5 comentarios:

Anavril dijo...

Eso no es ser cagona!!!
Cagona es gritar como loca por una langosta, lo tuyo es coraje! supervivencia!...otra cosa!!!!

Pobre Olin!!!

Ahora...TODO el día en la playa?? en Mexico?? Tan locos?? o tienen piel de amianto?

jaaaa
(yo de resentida nomássss)

Alicia Seminara dijo...

Tus vacaciones son un sinfín de aventuras!

A las arañas no les tengo miedo. claro que hay que ver el tamaño, obvio.

Yo sí hubiese gritado si veía el alacrán!!!

deMónicamente dijo...

me muero de miedo pensando que puede aparecer cualquier bicho!!!

no había un recipiente cerca??...jajajaa

kissessss

Mariana dijo...

que lo pario con la fauna loco!!!!!! El baño está afuera de la cabaña entiendo entonces?
QUe lindo sol y playa... estan carbonizados ahora???

Juan dijo...

La mejor vista al oceano pacifico, sobre una montaña llena de verde que no se ve nunca. La arquitectura minimalista para relajarse de lo lindo. Por los cuatro lados, por arriba y abajo lleno de bichos, hormigas, alacrenes, cangrejos y no se cuantas especies mas, sin duda la habitacion que Robinson Crusoe siempre quiso..., pero para bichos de ciudad un verdadero suplicio uuuufff