29/7/09

Sindrome de gato

Al guero y a mi siempre nos gustaron los perros. Èl había tenido muchos, yo ninguno. Una tarde el guero mexica se puso guapo y se apareció con él. Chiquito, negro, con la mirada más tierna que se imaginen, con las orejas más grande que su cabecita y su panza rechoncha que casi casi rozaba el suelo. Un pastor alemán de pelo largo. Era un pompon negro. Una cosita preciosa. Pero toda esa ternura era pura pantalla.

El cuadrúpedo canino hizo todo lo que hacen los cachorros, mordió zapatos, meo en donde no debía, cago donde no debía, se subió a donde no debía. Lo normal. Hasta que un fin de semana, uno como todos los demás, salimos los tres a pasear. Como siempre el peludo iba adelante jalándonos y nosotros íbamos intentando caminar.Es su modo de recordarnos que la academia canina le importo tres huesos. Jugamos con él, pelota va, pelota viene.
Anda a buscar la rama peludo! Vení acá, nooo acá. Dame, dame la rama menso... no me gruñas!

Tres horas más tarde volvimos a casa. Nosotros adelante jalando al peludo que iba atrás arrastrando cola, patas y babas...Como de costumbre el cuadrúpedo fue directo a su plato de agua para pisarlo con su patota y lograr que el agua se regara en el piso, creando así una fresca mini alberca en el suelo de Mi cocina, donde se echaba a descansar.
Después de un rato se apareció con su plato vacio en el hocico y con cara de: a qué horas me vas a dar agua, eh?! Y yo fuí nomas a servirle agua.
Justo en el momento en que el guero y yo nos preparábamos para ir a la agencia de viajes y confirmar nuestros pasajes con destino a las pampas, al peludo se le inflamó el estómago cual globo aerostático.

Salimos corriendo al veterinario de la esquina y nos dijo que era un tumor inoperable. Solo quedaba ponerlo a dormir. El diagnostico no nos gusto nada, en especial porque ni radiografía le saco y fue todo a ojo de buen cubero... así que mas que médico veterinario parecía matasanos.
Recurrimos a la clínica de la facultad de veterinaria de la (benemerita) UNAM. Un grupo de dos doctores y 4 estudiantes lo examinaron, le sacaron placas, le hablaron al oído (lo juro!), le acariciaban las patas... y le diagnosticaron una vuelta de vaso. El caso era muy grave.
Pero a mi peludo la grandeza lo caracteriza. Así que si vamos a ponernos en situacion de vida o muerte, lo hacemos justo el día en que terminan las clases en la UNAM y cierran la clínica durante todas las vacaciones. Ergo, qué hacen los docs. Derivan a mi cuadrúpedo peludo al hospital veterinario más prestigiado de la Ciudad de México. Y el prestigio, cuesta caro.

Fue una noche horrible. Yo en mi vida había estado en un hospital para animales.Y quedé sorprendida por las instalaciones y el trato que le daban. Llegando al hospital le hicieron una ecografía, confirmaron el vaso dado vuelta e inflamado. Nos dijeron que necesitábamos buscar 3 donantes de sangre, de raza grande y si se podía que fueran machos.
A todo esto ya eran las 10de la noche... y nosotros buscando donadores de sangre. Al final aparecieron 5 desconcertados caninos. Solo dos pudieron donar, los demás safaron olimpicamente por x o y razón.
Nos quedamos horas esperando que terminara la cirugía. Salió el director del hospital, gran académico de la facultad según esto, y nos dijo que todo había salido bien. Que estaba sorprendido porque el tamaño del vaso volteado era más grande de lo que jamás haya visto, incluso más grande que el que se muestra en los manuales. Lo dejamos en terapia intensiva y nos fuimos a casa.

Al día siguiente llegando al hospital nos dijeron: Hola. Es impresionante, jamás vimos algo parecido. Esta super bien. Ya comió, hizo del baño, camino, hasta jugo un poco... una recuperación asombrosa. Dos días después íbamos de regreso con el peludo a la casa.
De la experiencia nos quedó el respeto por los veterinarios que aman su profesión y el agradecimiento. Del peludo nos quedó un hueco en la tarjeta de crédito, un viaje cancelado y muchas travesuras.

Todo esto viene a caso porque once again ...

- Otra vez acá, se le dio vuelta el estómago?
-nooo, eso fue la otra vez, ahora se trepo a la estufa y tiro un bowl de vidrio con una ensalada de arroz y atún, se comió el arroz ... y el vidrio.
- uhh... a ver peludo tu hocico? siii, tienes vidrio por todos lados...capaz que hay que operarlo.
- si, nos lo imaginabamos. Adiós viaje a Buenos Aires.
- bueno, sabemos que se recupera rápido... en dos días lo tienen en casa otra vez. Cuando lo del estómago estuvo complicado...
-si, y dos días después andaba corriendo de nuevo. También cuando se envenenó el muy menso, y cuando se trago los calcetines, y cuando se comió la tarta de cebolla y queso y cuando se comió los 24 alfajores jorgelín triple... el chocolate no les hace re mal?
- ehh si.... pero es que tu perro mas que perro parace gato. Tiene muchas vidas.

9 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Qué historia!

Me dio piel de gallina!

Es verdad, tu perro parece un gato, un oso, un león... Es muy fuerte!

Ana dijo...

Ay, cómo sufrí... no pensé que tenía final feliz y con lo que me gustan los perros!

madre histérica dijo...

Alicia; si el peludo es todo un caso. su nombre es Puki, que en purepecha significa león de montaña.
Además tiene suerte... yo todavía no le perdono lo de los alfajores....jaja
Ana: uhhh no sufra... el peludo anda super bien.... aulló toooda la noche el desgraciado,los vecinos nos adoran.

Normis dijo...

Jajajja menuda historia pero con un final feliz , aguante Peludo !!!! , mandale mis cariños , jaja
y un abrazo para ti !!!

Minombresabeahierba dijo...

Ah! le llegó la competencia de mi vecina Ana alias panza! jajajaj

Le digo un secreto, toda mujer siempre puede ser más histérica de lo que es! No se deje vencer!

besos

PD: ¿Se fijó si su perro no amúlla?

Anavril dijo...

Que perrucho!! super travieso!!
No falto la foto??

La mia solo morfa pantuflas...jajaja

Leo dijo...

que hacés madre!
nada solo quiero dejarte saludos hace tiempo que no comento en tu blog y bueno, para que sepas que seguimos vivos y en camino a quebec!
saludos.

JulieFernn dijo...

ay no tu bicho es todo un "catrasca" eh!!! =S
Te comprendo, la mía es parecida, solo que por ahora no ha puesto en riesgo su vida... y espero que asi continúe!
Un besote al pichicho lastimado y suerte con juntar $$ y visitar estas tierras.

madre histérica dijo...

Normis: Si, el peludo ha hecho de las suyas... un abrazo!
Minombresabeahierba: Bienvenido!!! Sii a vos te parece...mirá que yo le avisé...Ahh pero no me cabe ninguna duda. todos somos histericos pero no nos cuesta aceptarlo.
Tiene usted razón, mi perro tiene alma de gato!!!
Anavril: es todo un personaje. Subiere foto... deje busco una.
Leo: Qué haces!!!ya ví que estan a punto de irse en el facebook!!! Qué nervios!!!
JulieFern: si, en una época le deciamos cacharro...
seguimos juntando a ver si logramos viajar todos...gracias.